Ambiente vacío de una calle de los 70.
Ambiente vacío de una calle de los 70. / HOY

La nostalgia por las calles de antes

  • Ya no se ven niños jugando al pingoné o a la pelota, ni a bolindres, ni siquiera al escondite, cuando las calles era donde se hacía la vida

Las calles de ayer eran esos espacios que no sólo servían para ir de un sitio a otro, eran más, mucho más. Para un niño, para un adolescente, era el espacio vital en donde transcurría una gran parte de su vida, en donde podía dar rienda suelta a la imaginación y en donde, en gran medida, se producía la socialización de todos nosotros.

Las calles de ayer y de hoy en Miajadas, como me imagino en cualquier otra población rural de semejantes características, tienen poco en común con las de hoy. Suplían con creces a los salones de estar de nuestras casas modernas, a los juegos en la tablet, a la televisión y a las modernas instalaciones deportivas. La calle era eso y mucho más. Era el lugar en que transcurría una buena parte de nuestra vida, era como una gran ventana abierta a nuestro mundo, como se dice hoy de la red de redes.

Estaban llenas de vida. Tiempos en que las casas eran compartidas por personas, animales, carruajes y aperos de labranza. Todo ello generaba un tráfico, un ruido, unos olores, una sensación de vida que hoy ha desaparecido. Sí, es verdad que las calles están más limpias, que ya no hay rastros de paja, ni cagajones, ni barro cuando llueve para hacer represas. Todo eso es verdad pero hay menos vida, menos alegría.

Ya no se ven niños jugando al pingoné o a la pelota, ni a bolindres intentando meter uno en el guá, ni siquiera al escondite. Ya no hay higos puestos a secar encima de una manta, ni mujeres haciendo bolillos con un pañuelo sobre la cabeza para protegerse del sol y con una manta de cuadros tendida sobre unas cuerdas a modo de paravientos, ni a nadie subiendo un carro de paja al “doblao” con un vierno. Nadie que conduzca una manada de cabras ni un burro con cuatro aguaderas que vaya a por agua al Pozón. Todo eso ha desparecido.

Pasos

Cuando voy al pueblo me gusta recorrer sus calles, calle por calle, esquina por esquina. El silencio es el más fiel compañero de ellas. Puedes ir por el centro de la calle oyendo tus pasos como cuando en noche de lluvia, sentado al brasero, oías sonar los pasos de algún vecino que usaba aquellos zapatos que tenían protectores metálicos en tacón y puntera que te colocaban cuando te ponían medias suelas. Ni siquiera se oye el sonido de alguna radio tan típico de otros tiempos.

Efectivamente las calles están más limpias, si se quiere más presentables, pero mucho más aburridas, el personal las ha abandonado. ¡Tengo una cierta nostalgia por las de antes!

HOY

HOYMiajadas

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Miajadas
    • Anunciantes