Miajadeños picando pan para migas en 1986.
Miajadeños picando pan para migas en 1986. / HOY

Placer de dioses: las migas, el brasero y la mesa camilla

  • OPINIÓN

  • «Los que, por circunstancias de la vida no los tenemos a nuestro alcance, sabemos valorarlos en su justa medida»

Hay placeres que por lo cotidiano no sabemos apreciarlos. Uno de ellos es lo relacionado con ciertos maridajes (unión íntima o armoniosa de dos cosas entre sí). Me refiero, en particular, al que se produce entre las migas, el brasero y el frío. Los que, por circunstancias de la vida no los tenemos a nuestro alcance, sabemos valorarlos en su justa medida. Es lo que pasa en general con las cosas de la vida. Las valoramos cuando nos faltan.

Recientemente he tenido la oportunidad de volver a sentir ese placer. En un día lluvioso y con frío, las dos cosas en abundancia, he tenido la ocasión de poder disfrutar del paisaje extremeño por la zona de Miajadas, Guadalupe y Los Ibores. Esa conjunción de soledad, silencio, terreno ondulado, encinas, prados con verdor incipiente, ganado pastando y lluvia me retrotrae a mi adolescencia, tan cercana en el recuerdo. Después de Guadalupe el paisaje cambia, la soledad se acrecienta, las curvas se tornan continuas, el monte se agiganta, los valles se esconden tras las montañas y algún corzo sale a saludarnos en la carretera. La hostelera de Castañar de Los Ibores, con su charla incesante y su café calentito, humaniza el paisaje.

La ronda ha sido larga en kilómetros bajo la fría lluvia. A la vuelta nos espera una buena sartén de migas. En mi memoria se agolpan imágenes de botella de ‘Anís del Mono’ con aguardiente, plato de porcelana con higos, matanza, trébede, badila, cabeza de ajos en la brasa, vino cano de mi pueblo bebido a morro, círculo de personas cuchara en mano metiéndola en la sartén mientras se pone la otra mano debajo para que no se caigan, queso blando, salchichón, aceitunas cortadas o machadas, y café con leche para terminar.

Hoy, las migas y su acompañamiento han sido alrededor de una camilla brasero con las sayas bien largas. Después del recorrido por esos campos de Dios, de esa Extremadura profunda, el maridaje entre las migas y el brasero es un placer de dioses. Para rematarlo, la cuchipanda ha terminado con un par de horas ‘traspuesto’ en un sillón con orejeras. Lo que les digo, hay placeres que sólo están al alcance de aquellos que saben valorar las pequeñas cosas de la vida. No los desperdicien. Las migas, el brasero y la mesa camilla es un placer de dioses.

HOY

HOYMiajadas

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Miajadas
    • Anunciantes