Juan Luis Cabanillas charla con sus jugadores tras un entrenamiento / C.G.F.

El Extremadura Grupo Laura Otero afronta la segunda vuelta con el objetivo de volver a meterse en los dos primeros puestos

Los jugadores Roberto Rodríguez y Rodrigo González, los entrenadores Juan Luis Cabanillas Friser y Fran Parra, y el presidente Eladio Mañoso, valoran positivamente la primera vuelta y el comienzo de la segunda

Celia García
CELIA GARCÍA

El Extremadura Grupo Laura Otero de Voleibol afronta la segunda vuelta de Superliga 2 Masculina con el claro objetivo de volver a meterse en los dos primeros puestos de la clasificación, en la que están a tan sólo un punto del segundo, el Sanaya Libby's La Laguna, y siete del primero, el CDV Textil Santanderina, aunque los miajadeños cuentan con un partido más que ambos.

Los de Juan Luis Cabanillas 'Friser' ocuparon el puesto de plata hasta el penúltimo partido de primera vuelta, cuando perdieron ante el Cáceres PH. El Sanaya Libby's, por su parte, supo aprovechar su ocasión y decidió no soltar la segunda posición. Por lo que los miajadeños no han podido repetir la experiencia del pasado año de disputar la Copa Príncipe.

El técnico reconoce que ese punto de inflexión fue el que les llevó de cabeza, pero también sabe que el grupo tiene grandes rivales, por lo que arrancan esta segunda parte de la temporada cambiando totalmente la mente, centrándose en luchar por volver a meterse en los dos primeros puestos: «Este año es muy complicado, hay dos equipos muy muy fuertes, se han reforzado mucho, con mucho más presupuesto».

El equipo poco a poco se va haciendo cada vez más fuerte, cada vez se siente más un EQUIPO, algo que les ha costado un poco al ser un grupo nuevo casi al completo. Eso sí, cuentan con grandes jugadores y lo saben, por lo que la clave está en funcionar como un equipo.

Roberto Rodríguez reconoce que, aunque al principio les costó esa cohesión, y siguen trabajando en ello, lo están consiguiendo. Ellos mismos lo notan, sobre todo en una mejor comunicación en los partidos y que reman en una misma dirección.

Roberto Rodríguez en el partido de primera vuelta frente al Dumbría, con quien se enfrentan este sábado de segunda / c.g.f.

El onubense valora mucho el trato recibido por «la gente que rodea al equipo», y es que el club miajadeño tiene fama merecida de ser como una segunda familia para los jugadores. En el que es su cuarto año en Superliga Masculina 2, está viendo cada día cómo va mejorando desde su llegada al equipo, superándose a sí mismo: «Los jugadores que están en mi posición son muy buenos, lo que hace que te exijas más a ti mismo y mejores».

Rodrigo González, procedente de Cáceres, en su primer año en Miajadas también agradece la gran acogida que ha tenido en el club, quien ya había intentado traerle a las filas miajadeñas y este año, por fin, lo ha conseguido. El jugador admite que, entre otros factores, el hecho de haber trabajado con Friser anteriormente fue un factor muy importante a la hora de aceptar la oferta.

Reconoce que un punto fuerte que admira de sus compañeros es que son todos profesionales, se dedican 100% a ello, y tienen una gran implicación, algo fundamental en un año en el que el nivel en la liga está tan igualado: «Del segundo al sexto la situación está muy igualada, perder o ganar un sólo partido nos puede hacer perder o ganar varias posiciones».

Por su parte, en su primer año como segundo entrenador del Extremadura Grupo Laura Otero, Fran Parra admira el buen grupo que hay, además de la comodidad que le aporta el conocer anteriormente a gran parte de ellos en Cáceres, del mismo modo que a Juan Luis Cabanillas. Coincide con Roberto en que están consiguiendo esa unión tan necesaria, «esa cohesión grupal que tiene que haber para que lleguen los resultados como ya se va viendo, mezclando la veteranía de unos con la juventud de otros y consiguiendo así esa combinación especial».

Recuperando sensaciones

Están orgullosos de su comienzo de vuelta, en el que comenzaron ganando por la máxima de 0-3 al CYL Palencia, «recuperando sensaciones».

Algo que les es aún más necesario después de haber padecido casi todos la covid-19 durante el periodo navideño, lo que les pasó un poco de factura al no haber podido descansar lo que necesitaban.

Su presidente, Eladio Mañoso, confía en ellos ciegamente: «Teniendo en cuenta que la liga este año es más competitiva, seguir entre los tres primeros de la competición dice mucho del trabajo del equipo cada día, y sobre todo la ilusión de un club y un pueblo por estar entre los mejores de España».

Un club que va sentando bases más sólidas cada año, reflejándose en el récord de componentes del club en este año, tanto en la sección de chicas como de chicos, e ir ampliando poco a poco esa 'gran familia'.