La plantilla al completo, jugadores y directiva, posa tras el último partido / C.G.F.

El Extremadura Laura Otero reflexiona sobre una temporada en que las derrotas, la falta de cohesión y el covid les han pasado factura

El equipo miajadeño ha terminado en sexta posición de diez equipos, con 24 puntos en 18 partidos

Celia García
CELIA GARCÍA

El Extremadura Grupo Laura Otero ha finalizado la temporada 2021-22 de Superliga 2 Masculina de Voleibol como 6º de grupo definitivamente tras disputarse el partido pendiente entre el Textil Santanderina y el Vigo Voleibol.

De esta forma, los de Juan Luis Cabanillas se despiden de la temporada con 24 puntos en 18 partidos. Sexta posición de diez equipos.

El técnico hace un balance medio de esta temporada 2021-22, con la parte positiva de haber mantenido la categoría, aunque negativa por la parte en que no han podido luchar por los dos primeros puestos en estos últimos partidos. Y es que tuvieron un muy buen comienzo de liga, con muchas opciones y cosechando muchas victorias, pero a partir de la derrota contra Cáceres y el contagio por covid en Navidad de casi toda la plantilla les repercutió mucho a nivel físico.

Sin quitar mérito a los demás equipos, el más complicado de los tres grupos que hay en Superliga Masculina 2. «Hemos tenido un bagaje individual muy bueno, aunque no se ha podido conseguir la cohesión completa del grupo, el encajar todas las piezas. En muchos partidos hemos estado a punto de ganar, los hemos perdido por pocos puntos, pero nos ha faltado un poco de 'oficio' como se dice coloquialmente», sintetiza Cabanillas.

Obstáculos físicos y psicológicos

Algo en lo que coinciden dos de los fichajes de esta temporada, Razvan Sebastián Tarta, natural de Aracena, y Carlos Camacho, natural de Navalvillar de Pela, que ven en las lesiones y el virus un gran obstáculo físico y psicológico con el que se han encontrado y del que no han sabido reponerse.

El onubense afirma que no se trata tanto de cohesionar, puesto que al final es deporte, y todos los equipos trabajan al máximo. Por su parte, el peleño no sabe en qué momento exacto comenzó a haber una bajada de rendimiento o una subida por parte de los equipos rivales. Sin embargo, sabe que las lesiones han obligado a reestructurar el equipo, y siempre cuesta adaptarse a esos cambios, lo sabe bien, puesto que le tocó jugar en una nueva posición: «Friser me propuso cambiar de receptor a segundo líbero, y le dije que sí, a un entrenador nunca le voy a decir que no, porque nosotros somos un barco y el entrenador es el capitán. Y acertó, descubrí una faceta nueva, aunque en dos meses me cuesta aún asimilar cosas, jugar en una posición en la que no he jugado nunca y en una categoría como esta, pero creo que no se me ha dado mal».

En lo que respecta al futuro, Razvan ve ahora un momento de reflexión: «Yo siempre he dicho que no me gustan los proyectos a corto plazo, siempre intento estar en el mismo club más de una temporada. Pero ahora es momento de disfrutar de lo que no te da la vida de deportista, de tiempo libre».

Carlos Camacho (izquierda) y Razvan Sebastián Tarta (derecha) con la equipación del Extremadura Grupo Laura Otero / CEDIDAS

Camacho, al contrario, comienza a entrenar en arena la próxima semana para intentar jugar a nivel nacional todo lo que pueda en Voley Playa. Además trabaja de asistente en la Federación Extremeña de Voleibol y es el seleccionador de la categoría cadete femenina de Voley Playa.

Si hay algo en lo que coinciden todos los jugadores cuando hablan con HOY Miajadas, es en la calidez, cercanía y confianza que les transmite la directiva del club, acogiéndoles como familia.

Eladio Mañoso, presidente del club, es consciente de que ha sido una temporada mucho más difícil y exigente, por lo que está orgulloso de seguir otro año más en la Superliga 2 Masculina: «El Extremadura Grupo Laura Otero ya es un referente en la superliga 2 masculina y volveremos otro año más con la máxima ilusión que el primer día que fundamos nuestro club en 2011».