Una victoria para seguir creyendo en el ascenso

El jugador del CD Miajadas golpea el balón /S.S.V.
El jugador del CD Miajadas golpea el balón / S.S.V.

El CD Miajadas volvió a ganar en casa con un gran juego ante un Chinato que apenas puso problemas

Samuel Sánchez
SAMUEL SÁNCHEZ
2 CD Miajadas

Rosiña, Osorio, Mané, Álex Jiménez, Tena, Ayuso, Rubén Pezón, Anxo, Cristian, Falé, Aitor.

0 CP Chinato

Sergio, Rafa, Churre, Domin, Jaime, Alexander, Luis Delgado, José Ángel, Mateos, Rulo.

Goles:
1-0: Tena, min. 42; 2-0: Aitor, min. 49.
incidencias:
Estadio Municipal. 400 espectadores.

Goles, buen juego y la clasificación para la disputa de la fase de ascenso a Tercera División casi en el bolsillo. El Club Deportivo Miajadas se impuso al Chinato en la penúltima jornada liguera por un 2-0 que bien pudo ser mayor de haber aprovechado los de Carlos Pizarro todas las ocasiones generadas en el partido. Los tomateros, muy superiores durante gran parte del partido, apenas dieron opción al cuadro de Malpartida de Plasencia, que se marchó de vacío del Municipal y se la jugará en la última jornada de la fase regular.

El choque arrancó con un Miajadas volcado al ataque y con la intención clara de hacerse con el control del balón desde el principio. Apenas habían transcurrido un par de minutos cuando el cuadro local iba a tener la primera llegada con cierto peligro tras un centro de Falé que se marchó a córner. Avisaba el Miajadas pero el Chinato también quería imponerse. De hecho, justo después tuvo una buena jugada por mediación de Rulo que despejó el capitán Álex Jiménez a saque de esquina.

Ritmo y verticalidad era lo que intentaba proponer el Miajadas en el arranque del choque, con éxito por cierto, cuando Cristian cazó un balón dentro del área, regateó a su par y disparó a puerta, pero el balón se encontró con la oposición de un defensor que desvió a córner. Poco después iba a llegar la ocasión más clara del partido hasta entonces. Una falta desde la frontal que transformó Aitor y que se estrelló en el palo de la portería de Sergio cuando la afición se levantaba de sus asientos para festejar el gol.

Cada ocasión local venía precedida de una llegada de los visitantes. De hecho, Alexander remató de cabeza un centro lateral al que tuvo que emplearse a fondo Rosiña para atrapar la pelota y evitar que el Chinato se adelantara al cuarto de hora de partido. El cuadro local, viendo que el ritmo de partido era demasiado alto buscó templar el juego y hacerse con el control del esférico con buenas jugadas de toque y posesión. Anxo, omnipresente en el frente del ataque y acompañado de una gran versión de Ayuso, tiraban del carro local.

En el ecuador de la primera mitad volvería a avisar el Miajadas con un centro lateral que se envenenó y paseó por el área sin que nadie llegara a rematar y que se marchó rozando la base del palo. Una ocasión fallida que fue acompañada inmediatamente de un gol anulado a Cristian por posición de fuera de juego de Anxo, que centró al extremo de Vivares para que marcara, pero el colegiado lo anuló.

A partir de ahí y con el Miajadas llevando la manija el encuentro entró en una fase de letargo en la que no pasó casi nada hasta que al borde del descanso el Miajadas dio el primero de los dos zarpazos mortales de la tarde.

Tena, tras gran centro, marcó el primero al rematar un balón que posteriormente se estrelló en el larguero antes de entrar en la portería. Uno a cero y a la caseta de vestuarios con un gol muy importante en lo psicológico para ambos equipos.

Un factor, el psicológico, que quedó patente justo en el arranque del segundo acto cuando el jugador del Chinato Alexander regaló un balón a Aitor Turbo para que se quedase solo ante el portero, que con pasmosa facilidad se marchó del guardameta y marcó a puerta vacía el segundo gol de la tarde para los locales. Dos a cero y todo a favor durante toda la segunda mitad. Pero lejos de reaccionar, el Chinato bien pudo haber visto como el marcador en contra crecía merced de las ocasiones locales que no se aprovecharon.

Dormía el partido el Miajadas ante un Chinato incapaz de reaccionar ante el marcador adverso. De hecho, Juanfran pudo sentenciar definitivamente el partido si llega a marcar en una clara ocasión tras una buena jugada a pase de Aitor, pero el portero estuvo atento para atrapar la pelota.

De ahí al final los locales dominaron el choque sin sufrir ninguna ocasión clara de los visitantes y conseguir así una victoria vital para conseguir la clasificación para la fase de ascenso y colocarse a solo dos puntos del segundo, el Montehermoso, rival de la última jornada.