Una empresa de Miajadas, entre las que más dinero deben a Hacienda en Extremadura

Una empresa de Miajadas, entre las que más dinero deben a Hacienda en Extremadura

Promotora La cima de Tierra de Barros es la que mantiene la mayor deuda, 10,1 millones

REDACCIÓN HOY MIAJADAS
REDACCIÓN HOY MIAJADAS

La lista se reduce, pero los nombres se repiten. Una veintena de empresas extremeñas están en la lista de grandes morosos que Hacienda hizo pública la semana pasada. Para estar en este grupo el requisito es deber más de un millón de euros al fisco. Según la consulta realizada por HOY, al menos 22 empresas (y una persona física) se encuentran en esta relación, que aparentemente se está reduciendo. En 2016, por ejemplo, este diario encontró una treintena de firmas con sede en la región.

A este grupo pertenecen Exconsa Miajadas (2,1 millones), que fue una de las mayores empresas de la región y está liquidada desde 2014; Promociones Olivenza 5 (1,1 millones); la placentina Mego (3,1 millones, en liquidación); o Construcciones Aemi, de Hernán Pérez (2,1 millones). La lista de morosos inmobiliarios se cierra con Provico Tierra de Barros (1 millón), Residencial Constitución Don Benito (1,7 millones), promociones Julián Criado de Cáceres (1,8 millones) y el Grupo Serrano, de Badajoz (1,3 millones).

Además de Exconsa o Cyo, un número importante de los grandes deudores extremeños son empresas que han desaparecido o están en vías de hacerlo, por lo que no hay visos de que la Hacienda pública vaya a poder cobrar. Es el caso por ejemplo del Mérida CP (4,8 millones), el equipo de fútbol que militó en Primera y en Segunda y que no guarda relación legal con el actual Mérida AD.

Sin embargo, la práctica totalidad de los que aparecen en el último listado ya se encontraban en el del año pasado. Solo entra una nueva sociedad, Agrolivenza, con sede en la localidad pacense y que se dedica a la comercialización de productos fitosanitarios. Adeuda 1 millón.

Del resto, la empresa con mayores números rojos vuelve a ser Promotora La Cima de Tierra de Barros, una constructora de Almendralejo con un pasivo con Hacienda de 10,1 millones de euros.

Precisamente, este sector sigue siendo al que más afectan las deudas, fruto en buena medida del estallido de la burbuja inmobiliaria. Ejemplos de ello son Área Cyo, en liquidación y que era oriunda de Cáceres aunque está domiciliada en Madrid (5 millones), o la pacense Prodiser (3,3 millones).

Algo parecido sucede con Carnes y Conservas Españolas SA, que es el nombre con el que se explotaban las fábricas de Carcesa en la región. Esta sociedad debe 3,2 millones de euros y fue liquidada después del fiasco del paso de la familia Ruiz Mateos por la región. Como es sabido, las factorías de Carcesa (ahora Carnes y Vegetales) son gestionadas en la actualidad sin mayores sobresaltos por una alianza liderada por Acopaex y Tomates del Guadiana. Igualmente, la imprenta placentina Monprint adeuda 1,5 millones de euros y se encuentra en liquidación tras varios intentos fallidos para reflotarla.

Bioenergética Extremeña fue uno de los nombres con el que se pretendió explotar la fábrica de biodiésel de Valdetorres, que nunca llegó a funcionar a pleno rendimiento. También está liquidada, en este caso fue en 2015, con unos números rojos con Hacienda de 5,6 millones.

Quien no ha desaparecido como sociedad es la Clínica Extremeña de Salud, situada en Badajoz, y que mantiene una deuda de 1,1 millones de euros.

Ropa

También debe más de un millón de euros Manufacturas Saycars (3,5 millones exactamente), una empresa textil radicada en Llerena que es conocida sobre todo porque hasta 2015 gestionaba la famosa marca de ropa Forecast, que luego fue transferida a otra sociedad del grupo y finalmente vendida a un fondo de capital riesgo estadounidense.

Un caso también llamativo es el de Extremeña de Frutas SL (1,2 millones). Según determinó la Audiencia Provincial de Badajoz en 2016, esta sociedad fue usada por el exgerente de Caval, Manuel García, para apropiarse de unos 350.000 euros de la cooperativa de Valdelacalzada.