Entrevista al alcalde de Miajadas

Juan Luis Isidro hace balance de los 100 primeros días de gobierno local

El alcalde de Miajadas, Juan Luis Isidro, en su despacho.::C.P.
Balance de la gestión Municipal -¿Qué es lo primero que hay que hacer cuando se llega al ayuntamiento?
- Lo primero ha sido asentarnos y organizar la manera de trabajo a nuestra manera. Lo más impotente ha sido la organización y el desarrollo del 'Plan de Empleo de Experiencia' del Sexpe por el que hemos contratado a más de 20 personas.

-¿Qué ha sido lo más complicado en el día a día?

-El problema más importante que teníamos eran las obras que estaban iniciadas en el Ayuntamiento, que llevaban cuatro meses de retraso. Ha provocado que tengamos que contratar a más personas con el fin de llegar en tiempo y forma porque tenían que estar acabada el 30 de noviembre. Además cuando llegamos había expectación por parte de los empleados, pero ha habido muy buena predisposición. No hemos hecho cosas raras ni hemos echado a todo el mundo.

-¿Cómo es la coordinación con el equipo de gobierno?

-Estoy muy contento con todos lo concejales, porque hay cosas de las que me puedo desentender como cultura, festejos y deportes. Así puedo centrarme en otras áreas fuertes.

-¿En esta época de crisis el gran proyecto para un ayuntamiento es crear empleo?

-Si, ahora lo importante es crear empleo y crear riqueza. Cuando llegamos había algunos proyectos parados y ya hemos conseguido desatascar dos. Esto supone inversión y empleo. Además el Ayuntamiento recogerá dinero con los permisos de obra y de apertura.

-¿Cuáles son los proyectos pequeños que se van a hacer?

-Aunque por la vía del dinero no se puede hacer, lo tenemos que hacer de otra manera. Queremos darle una vuelta al deporte, queremos que haya clubes deportivos que organicen el deporte y que organicen su gestión. Queremos reorganizar también el servicio de limpieza, hay menos personal, y a lo mejor habrá que comprar algún tipo de maquinaria para hacerlo mejor. También tenemos previsto cambiar el alumbrado público. La mitad es viejo y queremos cambiarlo porque, a parte de que consume más, queda feo. En los planes provinciales de este año actuaremos en algún barrio, poco a poco.

-¿Qué tal la relación con la oposición?

-Bien, creo que en Miajadas hay un buen ambiente político. Cuando yo estaba en la oposición con el anterior alcalde me llevaba bien y tratábamos de hacer las cosas lo mejor posible, cada uno dentro su posicionamiento. Ahora, que es al revés, tenemos una buena relación y hablamos sobre varias cosas.

-¿Cuál es el problema de la deuda con Hacienda?

-Hay una deuda con hacienda. La partida de ingresos más importante del Ayuntamiento es la participación en los impuestos del estado. Eso hace años suponía para Miajadas unos 2.300.000 euros y ahora es 1.700.000 euros. Cada consistorio tiene un porcentaje en impuestos como el IVA, el Impuesto sobre la Renta, de Sociedades. Pero como Zapatero hacía los presupuestos mal nos decía que tocaba un porcentaje y a final de año había que regularizarlos. Llevamos tres años que la regularización es a menos, que toca devolver. Cuando estaba José María Aznar la regularización era que a final de año te daban más. Tenemos de 2009 unos 240.000 euros y de 2010 unos 360.000 euros, que suman unos 600.000 euros. Esto se pagará en cinco años, nos lo irán descontando de la siguiente participación que tenemos. Esto significa que tendremos menos dinero durante los próximos cinco años. No hay responsabilidad del ejecutivo local anterior porque son cuentas que hace el Estado. A nivel local la deuda no es excesiva, tendremos unos 50.000 euros en créditos, que se están pagando. La razón es que hace dos años Acciona hizo la planta de biomasa y por vía impuestos pagó cerca de 2.000.000 euros.

-¿Qué se le puede decir al ciudadano de Miajadas en esta situación tan pesimista en la que estamos?

-Hay que transmitir esperanza. Si Miajadas se caracteriza por algo es por ser un pueblo emprendedor y que siempre aspira a más. El ciudadano tiene que saber que de esta crisis salimos todos juntos. Las administraciones tenemos que poner la base para que los ciudadanos puedan crear empleo y crear riqueza. Podemos permitir que una personas esté dos años para abrir un negocio o como ha pasado en Miajadas con un caso que llevaba esperando tres años esperando una solución. No va a venir nadie con la barita mágica a arreglar esto. Los ciudadanos tienen que tener la conciencia de que la fiesta se ha acabado y ahora lo que toca es trabajar y hacer economía.