Julio Santiago: «El libro 'Historia de Miajadas' fue el primer peldaño de dos vidas consagradas a la cultura»

Julio Santiago, durante la presentación de su libro 'Eyaculaciones' /HOY
Julio Santiago, durante la presentación de su libro 'Eyaculaciones' / HOY

Julio Santiago y Beatriz Correyero, ambos miajadeños, escribieron hace 25 años este libro que repasa los aspectos más destacados de la historia de la localidad

REDACCIÓN HOY MIAJADAS
REDACCIÓN HOY MIAJADAS

Se cumplen 25 años de la publicación de la obra 'Historia de Miajadas' (Publi Sher, 1994) realizada por los escritores miajadeños Beatriz Correyero y Julio Santiago. Un cuarto de siglo después, uno de sus autores ofrece una entrevista en la que recuerda el proceso que supuso para dos jóvenes adolescentes el escribir un libro sobre su localidad natal. Esfuerzo, ilusión y mucho trabajo para poner de manifiesto toda la vida e historia de uno de los pueblos más importantes de la región extremeña. En el Ateneo de Madrid, Julio Santiago hace un repaso a todos estos años desde la publicación del libro.

Julio Santiago, ¿qué significó para ustedes la publicación de este libro sobre la historia del pueblo que les vio nacer y crecer durante los primeros años de vida?

En ese momento fue un hecho muy importante y satisfactorio, un sueño que se hizo realidad gracias a nuestro tesón y a la colaboración de familiares, amigos y vecinos que creyeron en nosotros. Cuando comenzamos el proyecto Beatriz tan sólo contaba con 17 años y yo con 15, la publicación se produjo tres años después. Fue el primer peldaño de dos vidas consagradas al fascinante mundo de la cultura.

¿Qué les incitó a investigar sobre la historia de su municipio?

No existía ningún libro que reuniera de forma cronológica la Historia de Miajadas y es lo que intentamos realizar con los pocos recursos con los que contábamos y la ingenuidad propia de la edad. Estábamos comenzando a vivir, éramos dos personas muy inquietas y necesitábamos saber más de nuestros orígenes y contárselo a nuestros paisanos, claro.

¿Fue complicado el proceso de investigación? ¿Y el de publicación del libro?

Ambos procesos no fueron fáciles. Éramos excesivamente jóvenes y no todo el mundo confiaba en la elaboración de este libro. Pero también aparecieron personas incondicionales que nos ayudaron y animaron desde el principio, como la religiosa Lucía Soria, la historiadora Celia Cuadrado, el abogado José Sanz, el fotógrafo Carlos Díaz..., amén de nuestros familiares y amigos de infancia. También hubo vecinos anónimos que nos dejaron entrar en sus casas y fincas a fotografiar y documentar restos de yacimientos prehistóricos, romanos, medievales...

Durante el intento de publicación nos realizaron grandes promesas desde el gobierno municipal de entonces que jamás se llegaron a cumplir. Ni nos financiaron una parte de la edición ni tampoco nos compraron ejemplares. La primera edición la financió Puri Pino, mi madre, al igual que el acto de presentación y el posterior cóctel que se sirvió a los asistentes. Y los libros se los regalamos nosotros al ayuntamiento y a la biblioteca municipal. La seguna edición salió al mes junto a un documental en cinta de vídeo VHS y pudimos cubrir los gastos previos.

Cuando se publica el libro, ¿Beatriz y usted ya no vivían en Miajadas?

No, Beatriz se encontraba en ese momento viviendo en Madrid cursando segundo de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense y yo estaba haciendo primero de Enfermería en la Escuela Virgen del Puerto de Plasencia. Más tarde ella se fue como Doctora de Periodismo a la Universidad de Murcia y yo como Diplomado de Enfermería a Madrid. A Miajadas ya sólo volvimos y seguimos volviendo de vacaciones.

Julio Santiago, sabemos de su dilatada obra artística dentro de lo literario y lo pictórico, pero 'Historia de Miajadas' fue su primera entrega al público, ¿no?

Así es. Este libro sobre la historia de mi pueblo fue el pistoletazo de salida de muchos otros trabajos. De alguna forma fue la novatada, el estreno, la pérdida de la virginidad dentro del campo artístico, a pesar de que por entonces yo ya colaboraba en diferentes medios.

Dedicado actualmente de lleno al mundo de la Poesía y la Pintura, ¿ha dejado de lado el interés por la historia de su localidad natal?

En absoluto. Una cosa no quita la otra. Yo jamás he dejado de compilar información sobre la historia pasada y presente de Miajadas. Tengo un archivo abierto desde hace 25 años que no deja de nutrirse de curiosidades. Tal vez, en algún momento vuelva o volvamos a reescribir, corregir y ampliar aquel primer trabajo. De hecho, hace muy poco, comenté a Beatriz Correyero de la posibilidad de hacer una «Historia de Miajadas» muy diferente, en este caso ilustrada para primeros lectores. Ya veremos…

Con tantos artículos publicados, libros, dibujos, pinturas..., colaboraciones en todo tipo de medios en solitario y con otros creadores y gestores culturales, ¿cómo ve su futuro?

Para mí no existe nada más que el momento que vivo ahora. No hago planes ni tengo grandes pretensiones para mañana. Soy feliz conmigo y con la gente íntima que me rodea y a la que rodeo. Siempre he pensado que amar y ser amado es lo fundamental. Las cosas más importantes de la vida no son cosas. El arte es ese aliño necesario que necesita la cruda realidad para digerirla, por eso lo consumo y lo emito, por nada más.