Pablo Avís, presidente de la Cooperativa San Isidro de Miajadas / C.G.F.

Pablo Avís, presidente de la Cooperativa San Isidro, agradece un cierre de 2021 con un 20% más de facturación

«Seguimos luchando para atender, conversar y solventar todas las necesidades o dificultades expuestas por cualquier socio, nuestro objetivo es siempre su bienestar»

Celia García
CELIA GARCÍA

La Cooperativa San Isidro de Miajadas cierra el 2021 con un 20% más de facturación en cultivos que el pasado año, un gran balance en estos tiempos de crisis sanitaria y económica en los que han incrementado producción y precios.

La cooperativa miajadeña trata gran variedad de cultivos como patatas (campaña de marzo a julio), de las que tiene 86,27 hectáreas sembradas y 3.374. 817 kilos recogidos; cereales (de octubre a junio), con 550 hectáreas y 1.484.883 kilos de recogida; girasol (de abril a julio), con 327 hectáreas y 1.046.447 kilos recogidos; arroz (de abril a noviembre), con 637 hectáreas sembradas y 5.096.258 kilos de recogida; aceitunas (noviembre y diciembre) y brócoli (de agosto a diciembre). Así como sus dos productos estrella: el tomate (de abril a septiembre), con 813 hectáreas y 79.648.144 kilos de recogida; y el maíz (de abril a octubre), con 3.250 hectáreas sembradas y 50.118.628 kilos recogidos. De ellos el maíz es el que más facturación aporta, con casi 16 toneladas secas, seguido del tomate, con una producción de 98 toneladas por hectárea, batiendo el récord en los dos cultivos en los 56 años de vida de la cooperativa. Cultivos cuyo mercado se centra en Andalucía, Madrid, Castilla y León, Galicia, o País Vasco.

Con más de 400 socios, se caracteriza por ser la cooperativa que más socios jóvenes posee, de entre 25 y 30 años, que toman el relevo. Este año han incorporado siete, y en el ámbito de las cooperativas de la zona bromean llamándoles 'Los benjamines'.

Desde la presidencia, Pablo Avís agradece el esfuerzo de todos, tanto socios como trabajadores, que han llevado a cabo la campaña con regularidad, más aún teniendo en cuenta la incertidumbre generada ante los posibles cortes en el riego provocado por la sequía (aunque finalmente apenas se han visto afectados).

Adquisición de infraestructuras

El presidente Pablo Avís (centro jersey azul) posa con componentes de la Cooperativa San Isidro / C.G.F.

Cuentan con una plantilla de treinta trabajadores fijos, que aumentan a sesenta en plena campaña, lo que contribuye a una economía circular en la localidad, teniendo en cuenta no sólo los puestos de trabajo sino toda la materia que se adquiere en el día a día.

Salvando los obstáculos, la cooperativa San Isidro continúa aumentando su facturación, lo que conlleva al mismo tiempo un incremento en infraestructuras. Lo que les ha permitido realizar una serie de inversiones como la adquisición de gran cantidad de provisiones de insumos, tales como fertilizantes, insecticidas, cinta de goteo, semillas, etc..., así como la compra de una toma de muestra para determinar la humedad del maíz y arroz, valorada en 22.000 euros, una desbrozadora para patatas valorada en 7.000 euros, y una carretilla para el uso de los obreros en el almacén valorada en 25.000 euros.

Asimismo han llevado a cabo la actualización del software de los equipos informáticos, valorado en 30.000 euros, y la instalación de energía eléctrica en los invernaderos de plantas de tomates valorada en 18.891 euros. La gran inversión ha sido un nuevo surtidor de gasóleo B, con un valor de 85.000 euros, y es que el consumo ronda los 20.000 litros diarios de gasoil.

La cooperativa también lanzó este año un cheque regalo a socios y trabajadores para que lo invirtieran en el comercio local, muy afectado por el cierre provocado por el aumento de casos de Covid19, cuyo fin fue impulsar e incentivar los negocios locales por una cantidad total de 6.000 euros.

Expansión

Cooperativa San Isidro de Miajadas / CEDIDA

Entre sus planes de futuro se encuentra una expansión de la cooperativa con una inversión de unos 3.000.000 de euros, mediante la adquisición de una hectárea de terreno enmarcada en una futura ampliación del polígono que tiene previsto llevar a cabo el Ayuntamiento de la localidad.

Pablo Avís ha hecho hincapié en que su propósito desde el que llegó a la presidencia, así como el del consejo rector, siempre ha sido y será la defensa de los intereses de los miembros que componen esta sociedad cooperativa: «Seguimos luchando para atender, conversar y solventar todas las necesidades o dificultades expuestas por cualquier socio, nuestro objetivo es siempre su bienestar. Las puertas de nuestra cooperativa siguen estando siempre abiertas dispuestos a ayudar, escuchar y trabajar en equipo con todo aquel que lo solicite, tanto trabajadores/as, entidades financieras, otras cooperativas, equipo municipal de gobierno y empresas proveedoras».

Al igual que el año pasado, por motivos sanitarios han decidido posponer su tradicional cena anual, que este año cumpliría su 56º aniversario y que normalmente cuenta con la asistencia de unas 600 personas. Una cena especial de convivencia en la que suelen sortear regalos entre sus socios y trabajadores por valor de más de 8.000 euros en total. Sin embargo, a pesar de no poder celebrarse, algunas entidades bancarias como Abanca, Unicaja y Caja Rural de Almendralejo han donado fondos para ampliar la cesta navideña y acercarse así a los trabajadores y socios.

Finalmente, desde la presidencia desean una Feliz Navidad a todos sus socios, trabajadores y vecinos «dejando atrás las malas experiencias de 2021» y ha querido recordar a aquellos socios que ya no están entre ellos pero que siempre permanecerán en su memoria.