La guardameta ha renovado con el Rocasa Gran Canaria para la próxima temporada / CEDIDA

Ana Palomino: «No entiendo por qué se pueden reanudar ligas masculinas pero no femeninas»

La portera de balonmano acaba de renovar para la próxima temporada con el Rocasa Gran Canaria y mira preocupada un futuro incierto en el mundo del deporte de cara a la próxima temporada

Celia García
CELIA GARCÍA

Ana Belén Palomino, miajadeña de orígenes aunque cacereña de nacimiento, acaba de renovar para la próxima temporada con el Rocasa Gran Canaria en la Liga Guerreras Iberdrola de la División de Honor. En un momento crítico para el deporte, dada la situación derivada del coronavirus, la estudiante de Educación primaria denuncia la incongruencia al reanudar solamente ligas masculinas y mira preocupada un futuro incierto en el mundo del deporte de cara a la próxima temporada.

•Cacereña de nacimiento pero miajadeña de orígenes ¿dirías que eres un 'fifty-fifty'?

Mis padres son de Miajadas, yo nací en Cáceres pero siempre he estado muy ligada al pueblo porque toda mi familia está allí: mis tíos, mis primos, mis abuelos, y tenemos una casa de campo muy cerca, así que solemos ir bastante, los fines de semana que podemos y los veranos los pasamos casi todos allí. Siempre que me preguntan digo que, aunque haya nacido en Cáceres, también soy miajadeña.

•¿Por qué el balonmano y no otro deporte? ¿Y por qué la portería?

Yo estudiaba en el colegio Paideuterion, de Cáceres, y era el deporte que se practicaba en allí. Mi hermano empezó a jugar, el presidente del club era mi profesor de Educación Física en 6º de Primaria y quiso que yo me incorporase al club, empecé en la portería y me quedé ahí. De primeras los niños no quieren estar en la portería porque te dan balonazos y dices: «¡¿Pero qué es esto?! ¡Yo no vengo aquí a que me peguen con la pelota, sino a correr!». Yo me puse porque mi hermano era portero y le veía mucha ilusión, pero cuando me quise cambiar un día no me dejaron, y hasta hoy.

•Salir de casa con 17 años te supuso abrirte paso en el mundo del balonmano, incluyendo la Selección Española.

Aún jugaba en Cáceres cuando me convocaron con la Selección Española para jugar en Suiza, pero una persona me dijo que en Extremadura no iba a tener mucha progresión, por lo que dejaron de llamarme. Con 17 años me comunicaron que quería ficharme el Cleba León de la División de Honor, que es la Primera División del Balonmano Femenino, y ni me lo pensé, allí estuve tres temporadas. Fue entonces cuando volvieron a convocarme con la Selección para el Campeonato Europeo en Valencia y el Mundial en Rusia, y empecé a crecer más. De allí me fui al Handbol Club Puig d'en Valls de Ibiza, donde estuve un año, el mismo tiempo que estuve en Balonmano Castellón, hasta que el año pasado me vine al Rocasa Gran Canaria, que se proclamó campeón de Liga la temporada 2018-19, justo antes de llegar yo, campeón de la Supercopa Femenina de Balonmano en agosto de 2019, cuando acababa de incorporarme al equipo, y donde acabo de firmar mi segunda temporada. Los deportistas nos movemos mucho, pero al final sólo conocemos los pabellones, porque entrenamos todos los días.

•Compaginar el mundo del deporte con los estudios debe ser muy complicado.

Cuando me fui a León pensé que allí podía hacer la carrera que quería, Ciencias del deporte, pero me di cuenta de que no era lo que realmente me gustaba, quizás no supieron orientarnos bien al elegir la carrera, y como yo era 'deporte, deporte, deporte' pues pensé que era el camino. Y descubrí que tanto deporte era demasiado, no me llenaba, así que empecé Educación Primaria, me gustan mucho los niños y me gusta mucho la carrera. Pero claro, empecé en León, me cambié a una universidad de Madrid, y después a Las Palmas. Ahora he decidido hacerla a distancia porque lo seguiré haciendo esté donde esté, sin embargo, en las presenciales, al cambiarme de un sitio a otro no me convalidaban las asignaturas, no comprenden las distintas situaciones. El club respeta mucho los estudios. Las compañeras que tienen clases, están exentas de entrenar por la mañana, pero en mi caso, que estudio a distancia, tengo que hacer cuatro entrenamientos por la mañana y dos por la tarde en gimnasio, y cinco en pista por la tarde, unos once entrenamientos en cinco días, más los partidos los fines de semana.

•Canarias son palabras mayores, estamos hablando de casi 1.700 km…

La verdad es que me costó un poco adaptarme al principio, supongo que fue por el cambio, pero ahora estoy muy bien, además vivo con compañeras del equipo, muchas venimos de fuera y nos unimos más. En lo que respecta a ver a mi familia, al final las ocasiones en las que puedo ir a casa son más o menos las mismas que cuando jugaba en otros equipos, teniendo partido todos los fines de semana no puedes ir lo que te gustaría. Sí que es un poco más complicado para ir por las combinaciones de vuelo, pero las ocasiones son las mismas. Además, al cambiar la liga no pude ir ni en Navidad porque teníamos que jugar, así que no he podido ver a mis padres desde el pasado mes de noviembre.

•¿Cómo has llevado el confinamiento? Tanto en la distancia familiar como en el punto de vista deportivo.

Con la familia he tenido más contacto que nunca, he estado hablando a todas horas con mis padres, mis tíos, mis primos,… con todos. En el aspecto deportivo, un poco agobiada, nos ha roto la rutina de ir todos los días a entrenar, a lo que hay que añadir el echar de menos a las compañeras y jugar a balonmano, no entrenar en un piso con gomas elásticas para hacer fuerza, subiéndonos a las sillas para trabajar piernas, levantar garrafas de agua para trabajar brazos, abdominales,… Nos adaptaron un poco el trabajo que hacíamos en el gimnasio con cosas que teníamos en casa para mantenernos, pero no es lo mismo.

Uno de los entrenamientos caseros de Ana durante el confinamiento / CEDIDA

•¿Cómo ves el futuro del deporte a corto-medio plazo dada la situación?

En nuestro caso tenían pensado incluso reanudar la liga, pero el balonmano finalmente fue clasificado como un deporte de alto riesgo de contagio por haber mucho contacto físico. Va a ser muy difícil, va a haber que tomar muchas medidas que no sé si se llegarán a tomar. Creo que antes de reanudar la competición deberían hacer test a todas las jugadoras de todos los equipos, pero claro, teniendo en cuenta que no sé si ni tan siquiera hay test para la población… Además, no es como si estuviéramos concentradas y tuviéramos contacto sólo entre nosotras, que ahí sí que podríamos estar seguras de no contagiarnos. Pero hay que contar que cada una tiene su vida, compañeras que están viviendo con su familia, que tienen sus estudios, su trabajo, porque de esto no se vive, es muy difícil vivir sólo del balonmano.

•Vosotros ya os habéis despedido de la temporada, como muchos otros deportes, sin embargo la Liga de Fútbol profesional sí que continúa ¿Qué características tiene el fútbol para que sí pueda terminar la temporada que no cumplan otros deportes?

Están valorando mucho que el fútbol se practique en un estadio grande, que están en un espacio abierto y amplio, por ejemplo un pabellón de balonmano no suele ser muy grande. Por otra parte, todo lo que mueve el fútbol también está haciendo que ellos vuelvan y otros deportes no, por ejemplo en el tema económico, todo lo que ellos han perdido en este tiempo, en estas jornadas que quedan por jugarse, tienen que recuperarlo de alguna manera. Porque igual que ellos dicen que quieren volver, obviamente todos los deportistas queremos volver.

•Y como mujer ¿qué diferencias encuentras entre las ligas masculinas y las femeninas?

Mucha gente del deporte femenino en general se está quejando de que han reanudado ligas, pero todas masculinas. Dentro de un mismo deporte se han reanudado ligas masculinas pero no las femeninas, y te preguntas ¿por qué? Si tú reanudas el Fútbol 11, por ejemplo, ¿por qué no también el de chicas? Si en realidad se actúa por normas de higiene, de seguridad, ¿por qué masculino sí, femenino no? Pero igual te digo si se hubiera dado el caso en balonmano ¿eh? Por eso digo que, más que por el virus, ahora se están moviendo más por el tema económico o de conveniencia.

Ya en el día a día notamos muchas diferencias, tanto en subvenciones, nivel, sueldos,… Seguramente habrá muchos jugadores, hombres, que puedan vivir sólo del balonmano, en el femenino el sueldo nos ayuda a vivir, pero no podemos vivir de eso, a pesar de que es un trabajo porque al final ocupa todo el día, todos los días, y todo el fin de semana.

•Renuevas contrato con el equipo. ¿Qué balance haces de este primer año canario?

Personalmente es muy positivo. Ha sido una temporada un poco rara porque deportivamente no se ha dado como esperábamos y porque al no poder terminar la liga te quedas a medias, ésta ha terminado como acabamos la primera vuelta, en la que nosotras nos situamos en quinta posición de doce. En el equipo estoy muy a gusto, mi compañera de portería, Silvia Navarro, es portera de la Selección Española, lleva muchos años, y en ese aspecto la verdad es que muy bien.

•¿Qué expectativas tienes de cara a la próxima temporada?

Lo primero es que deseo que podamos empezar bien, que se controle el virus y que nos permita jugar, de lo contrario va a ser difícil, muy difícil. Deportivamente, espero que intentemos lograr todos los títulos que podamos.

El Rocasa Gran Canaria se proclamó campeón de Supercopa en agosto de 2019 / CEDIDA