Borrar
María José Tostado en el Estadio Municipal de Fútbol de Miajadas C.G.F.
Mª José Tostado: «No sé si me da pena o vergüenza tener que demostrar que me puede gustar el fútbol aunque sea mujer»

Mª José Tostado: «No sé si me da pena o vergüenza tener que demostrar que me puede gustar el fútbol aunque sea mujer»

GENTE CERCANA ·

La miajadeña recibió de la Federación Extremeña de Fútbol un reconocimiento a su labor y dedicación a la Escuela de Fútbol

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 28 de agosto 2023, 23:01

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

María José Tostado Blanco, Secretaria de la Escuela de Fútbol Miajadas, recibió por parte de la Federación Extremeña de Fútbol un reconocimiento a su labor y dedicación a la entidad, que le fue entregado por el presidente de la FEX Fútbol y actual presidente de la RFEF, Pedro Rocha, en la Asamblea General de la temporada, celebrada en Mérida el 29 de junio.

A eso se le llama dejar huella en el fútbol, la huella de una garra femenina, por cierto.

-¿Qué significó este reconocimiento?

Considero que es un mérito de la Escuela de Fútbol al completo, lo que pasa es que a mí me conocen más por ser 'la pesada que llama siempre' (risas). Realmente es parte de mi trabajo en la escuela, soy el vínculo con la Federación, pero no me lo esperaba en absoluto. Cuando pregunté en la Federación por qué me lo concedían a mí, me respondieron «algo bueno habrás hecho».

Pero nosotros compartimos cada logro, porque los éxitos de cualquier persona de la escuela son de todos. La placa la tengo yo en mi casa porque lleva mi nombre, pero el nombre que resonó allí fue el de la Escuela de Fútbol Miajadas.

-¿Cómo empezó en la Escuela de Fútbol?

Comencé hace unos 12 o 13 años. Mi hijo mediano comenzó a jugar en la escuela y yo asistía a los entrenamientos, partidos y las asambleas. En una de ellas, en las que siempre se pedía colaboración de los padres de forma voluntaria, decidí ayudar, aunque no sabía muy bien qué tendría que hacer, y así empecé. En realidad, en la directiva todos hacemos de todo y nos ayudamos entre nosotros.

-¿Qué parte le gusta más y cuál le gusta menos de pertenecer a la directiva?

La parte organizativa requiere mucho estrés, además somos todos muy meticulosos y sólo hacemos algo porque sabemos que podemos hacerlo bien. Y los padres hay veces que tampoco ayudan mucho, aunque afortunadamente va cambiando, pero algunos deben saber que todos son un equipo. Para algunos su hijo es el mejor y deben ser conscientes de que el trabajo se saca entre todos los jugadores.

La mejor parte, sin duda, es la familia que somos, tanto directiva, como niños y padres. Pero sobre todo, los niños, lo que significan para mí, es mi satisfacción personal, que los niños me vean por la calle o en cualquier sitio y vengan a mí a saludarme, porque me han cogido mucho cariño, pasen los años que pasen (cuenta emocionada).

María José Tostado recibe la placa de manos del presidente de la FEX Fútbol (y actual presidente de la RFEF), Pedro Rocha
María José Tostado recibe la placa de manos del presidente de la FEX Fútbol (y actual presidente de la RFEF), Pedro Rocha CEDIDA

-¿Cuándo comenzó su amor por el fútbol?

Creo que con el amor por el fútbol se nace, así que lo recuerdo desde que tengo uso de razón. Yo no he tenido muñecas, sólo recuerdo una, que se me perdió cuando iba con mis hermanos de calle en calle para jugar a fútbol. A mi padre le gusta el fútbol, a mis hermanos le gusta el fútbol y, digo que con el amor al fútbol se nace porque, de mis tres hijos, sólo a uno le gusta el fútbol, así que no creo que sea algo que se inculque.

-Imagino que de pequeña era la única niña, o casi la única, que jugaba al fútbol.

Sí, antes no había tantas niñas a las que les gustase el fútbol como ahora. Recuerdo que siempre me elegían la última en el típico 'pares y nones', y siempre era para jugar de portera, y nunca se me ha dado mal. Hemos jugado de calle en calle, hemos venido a las pistas. Nunca he jugado en un equipo de fútbol porque antes no había equipos femeninos ni mixtos como ahora, así que yo jugué a voleibol porque aquel entonces era 'el deporte de las niñas'.

-¿Sufrió de pequeña ese 'machismo' que decía que 'las niñas no juegan al fútbol'?

Por supuesto. Recuerdo que a mi padre no le importaba que jugase, pero mi madre me decía lo que se escuchaba por aquel entonces: «Eres un 'marimacho', todo el día con los niños, ¿no puedes jugar con las niñas?». Pero, además, el primer machismo procedía de los propios niños con los que jugábamos, porque siempre me elegían la última por ser chica, aunque demostrase que era tan buena como ellos. Sin embargo, a mí no me importaba, he crecido con ello y me he acostumbrado. Incluso esos hándicaps e insultos han ido creciendo a medida que he ido haciéndolo yo.

-¿Cómo se siente acogida como mujer en la EF?

En la escuela me siento completamente integrada, hay veces que soy uno más, pero con pecho (risas), tanto a la hora de organizar, como hablar de cualquier cosa. Es así tanto fuera como dentro del campo, porque si tengo que dar cuatro patadas al balón con ellos, las doy.

-De pequeña sufría unos hándicaps en el mundo del fútbol. Ahora, de mujer, ¿los sigue sufriendo?

Dentro de la escuela no, pero de puertas para fuera sí. Por desgracia aún hay gente, sobre todo hombres, con ese tipo de mentalidad, y es muy dañino. No sé si me da pena o vergüenza que el siglo en el que estamos yo tenga que seguir demostrando que me puede gustar el fútbol aunque sea mujer. Igual que, por ejemplo, hay hombres a los que les gusta cocinar, de hecho, los mejores cocineros del mundo son hombres. Por tanto, ¿por qué una mujer no puede ser una gran jugadora de fútbol u ostentar un cargo en una directiva?

-¿Qué cree que les molesta tanto a esas personas del hecho de que una mujer esté metida de lleno en el mundo del fútbol?

Realmente no lo sé. He llegado a pensar incluso que esas personas piensan que ellos lo harían mejor y lo conciben de un modo en que se ven superados por otra persona, a lo que añaden que les molesta más que esa persona sea una mujer. Afortunadamente son una minoría.

-¿Han llegado a hacerle algún comentario directamente a la cara, o son situaciones que le llegan de forma indirecta?

A mí me han llegado comentarios de todo tipo a través de personas de confianza, porque vivimos en un pueblo y al final te enteras de todo, pero eso no me importa.

Por otro lado, paso mucho tiempo en el campo de fútbol, y ahí sí que, a veces, he escuchado comentarios yo misma cuando pensaban que no los oiría. Dios me ha quitado la vista y el olfato, así que tenía que darme algo bueno y me dio el oído (risas). He escuchado comentarios del tipo «Mujer tenía que ser», o «Entra al campo de fútbol con sus tacones imposibles». Yo uso tacones a diario porque quiero, porque puedo y porque me gusta, así que parece ser que al estadio de fútbol sólo se puede acceder con deportivas o botas de fútbol. Ojo, que yo soy la primera en quitármelos si tengo que entrar al terreno de juego, pero puedo ir a ver un partido de fútbol con el calzado que yo quiera.

Yo les llamo 'mentes planas', será por eso que les dan miedo los tacones.

Sin embargo, los comentarios nunca me los han hecho a la cara. Considero que ese tipo de personas son cobardes, porque en el fondo saben que su pensamiento no está bien. Es, por ejemplo, como el tema de la homosexualidad, todo el mundo es muy tolerante y empático, pero yo he visto a personas participando en manifestaciones defendiendo los derechos y, en otras ocasiones, les he oído decir comentarios que mostraban lo contrario.

-¿Echa en falta aún a día de hoy el papel de las niñas, el papel femenino, en el fútbol?

La situación va cambiando. Afortunadamente ya existen equipos exclusivamente femeninos, como el Féminas Don Benito o el Villanovense, y para cualquier mujer es ya un orgullo, pero sí que echo en falta el papel femenino en el fútbol. Aquí en la EF Miajadas tenemos cuatro niñas, cada una en categoría diferente, así que no tenemos la posibilidad de formar equipo femenino.

-¿Cómo se integran estas cuatro niñas en sus respectivos equipos?

Son uno más, se han hecho un hueco, y, por parte de los niños, las consideran un jugador más. Ellas se desviven por el fútbol, entrenan y lo dan todo. Por parte de los padres, hay de todo, aunque afortunadamente la mayoría ven en cada partido que ellas demuestran lo que valen, y que juegan igual de bien o mejor.

-Y continuando hablando de fútbol, aunque desviando un poco la línea, ¿cómo ha caído en la escuela la desaparición del CD Miajadas?

Mal, muy mal, como aficionados y, aún más, como escuela. Porque los niños siempre han tenido como referencia a los jugadores del primer equipo, todos quieren jugar de mayores en el Miajadas. Hemos intentado averiguar por nuestra cuenta de qué forma podríamos reflotar la situación, salvar el club, pero ha sido imposible.

-¿Hay esperanza de que vuelva un primer equipo?

Confío en que sí, sea con el nombre que sea. Nosotros pusimos sobre la mesa el nombre de la EF Miajadas para hacer un primer equipo, del mismo modo que lo hemos hecho para formar un equipo juvenil, para que Miajadas tuviera su fútbol, pero no tuvimos el apoyo y el compromiso esperado.

A mí me ha llamado mucha gente por teléfono al conocer la noticia, porque somos un referente en el fútbol regional. Así que espero que en un futuro haya un primer equipo en Miajadas que vuelva a vestir de rojo y blanco.

El deporte rey

María José defiende a capa y espada que «el fútbol es el deporte rey, y por algo será. Hablo de fútbol de campo, de calle, de niños, hay que cuidar la base, porque son el futuro. No solamente la base futbolística, sino a nivel personal, los valores, lo más importante es que los niños disfruten». Y, hablando de fútbol femenino: «Pido a las madres, sobre todo a las madres, que, por favor, si a sus niñas les gusta el fútbol, no las apunten a una escuela de baile, sino a una de fútbol».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios