La gonorrea y la sífilis se disparan en la región al caer el uso del preservativo

Reparto de condones en la calle, con motivo del Día Mundial del Sida. :: hoy/
Reparto de condones en la calle, con motivo del Día Mundial del Sida. :: hoy

La infección gonocócica fue diagnosticada el año pasado a 58 extremeños, la cifra más alta del siglo, y la mitad de los enfermos eran veinteañeros

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Extremadura no escapa al repunte de las infecciones de transmisión sexual que se está produciendo en el conjunto de España, y la comunidad registró el año pasado el mayor número de casos de infección gonocócica en lo que va de siglo. Fueron 58 positivos, o lo que es lo mismo, casi cinco al mes, o si se prefiere, algo más de uno por semana, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

La estadística que recopila las cifras desde 1998 deja claro que los niveles de prevalencia actuales tienen poco que ver con los que había al inicio de la presente centuria. En el año 2000 se contaron once casos, en 2001 siete, seis en 2002, siete en 2003, cinco en 2004... Y algo parecido está ocurriendo con la sífilis, que del 1 de enero al 15 de septiembre de este año ya había sido diagnosticada a 73 personas. Si este ritmo se mantiene, el ejercicio de 2019 se cerrará con una cifra récord, ya que en 2018 fueron 74 y 2017 concluyó con 87. Al igual que sucede con la gonorrea, son números muy superiores a los del inicio de este siglo. En el año 2000 se contaron en toda la región diez casos de sífilis, fueron 17 en 2001, 11 en 2002, ocho en 2003...

El último lustro

«Buena parte de la juventud actual, que no vivió la eclosión del sida, ha bajado la guardia en el uso del preservativo»

«Buena parte de la juventud actual, que no vivió la eclosión del sida, ha bajado la guardia en el uso del preservativo» Gustavo González, Médico

«Más de la mitad de los casos de gonorrea y sífilis desde el año 1998 hasta el pasado 15 de septiembre en Extremadura se han dado a partir del año 2014», sitúa el médico Gustavo González, director de la oficina de coordinación de VIH-Sida en Extremadura. Él deja claro que lo que está ocurriendo en la región está en consonancia con lo que acontece a escala nacional e incluso europea, y aclara que hay un motivo principal para explicar estas cifras: el menor uso del preservativo. En este sentido, la última encuesta de la Sociedad Española de Contracepción, presentada el pasado día 27, recoge que el porcentaje de españoles de 16 a 25 años que utilizan el preservativo es del 52%, una tasa nueve puntos inferior a la del año 2002.

«La infección gonocócica y la sífilis se transmiten por vía vaginal, anal o bucal después de haber mantenido relaciones sin protección», explica González, que ha constatado que los jóvenes de ahora están menos concienciados que los de otras generaciones sobre la importancia de utilizar el condón y los métodos barrera.

«Se ha bajado la guardia», refrenda el especialista extremeño, que cree que la situación actual difiere de la de hace unas décadas, cuando la aparición del sida contribuyó a crear una conciencia social sobre las enfermedades de transmisión sexual. Ayudaron entonces campañas publicitarias para fomentar el uso del preservativo, como la famosa del lema 'póntelo, pónselo', «que ahora ha resucitado y se mueve otra vez por las redes sociales», ilustra el doctor extremeño, que recuerda que muchos de los veinteañeros de hoy en día no conocieron aquella etapa en la que el VIH alcanzó un gran protagonismo en los medios de comunicación. Es por esto que pone el foco en ellos.

Lo hace porque así lo aconsejan las cifras de prevalencia. De los 58 casos de gonorrea diagnosticados el año pasado en Extremadura, 31 fueron en veinteañeros, lo que equivale a más de la mitad del total. La sífilis, sin embargo, no está tan concentrada en un tramo de edad. De los 74 positivos del ejercicio de 2018, afectaron a veinteañeros 21, a treintañeros fueron 19 y 16 se dieron en personas que tenían entre 40 y 49 años. «Es fundamental una buena educación afectivo-sexual», apela este especialista, que recuerda que «las infecciones de transmisión sexual tienen tratamiento, pero es fundamental diagnosticarlas de forma temprana». «En resumen -concluye Gnzález-, es básico actuar en dos líneas. En primer lugar, fomentando el uso del preservativo y los métodos barrera, para evitar el contagio, y esto es algo que se consigue principalmente trabajando en educación para la salud. Y en segundo lugar, ser conscientes de que en todo esto que estamos hablando es muy importante el diagnóstico precoz para poder empezar rápidamente con el tratamiento».