Leopoldo García: «Apostaremos por un gobierno participativo que sea de la gente»

Leopoldo García, candidato de Unidas por Miajadas /HOY
Leopoldo García, candidato de Unidas por Miajadas / HOY

Hace hincapié en apostar por los servicios sociales, resalta el valor de lo público y defiende la creación de viviendas sociales

Samuel Sánchez
SAMUEL SÁNCHEZ

Juan Leopoldo García (Unidas por Miajadas), de 52 años, se presenta a las municipales agradecido por el trabajo de sus compañeros en la anterior legislatura y consciente de que el PSOE podría necesitar su apoyo para un eventual gobierno.

Su grupo ha trabajado codo con codo con el PSOE por momentos, ¿cree que se podría haber hecho más?

Tuvimos un acuerdo programático con el PSOE y nos parece que lo ha hecho bien en todos aquellos aspectos en los que nosotros hemos incidido y que se han llevado a cabo. También es cierto que no han atendido el cien por cien de las propuestas que hicimos pero sí algunas de ellas como la rehabilitación del hogar de mayores después de mucha insistencia.

¿Cuáles son los motivos que le han llevado a presentarse como candidato a las municipales?

Mi objetivo fundamental si soy elegido alcalde será el del compromiso para que las personas de Miajadas puedan tener acceso a un empleo que le dé la suficiente capacidad para poder vivir aquí y poder tener un proyecto de vida, algo que consideramos básico.

¿Qué se debe hacer para que Miajadas siga evolucionando?

Lo más importante es que las personas puedan tener un vida dentro de la localidad y la política municipal debe estar orientada a eso. Para ello se deben crear empresas o cooperativas que puedan incentivar el empleo. También la formación es importante para que las empresas puedan tener mano de obra cualificada y poder desarrollarse dentro de Miajadas.

¿Se puede frenar de alguna manera el despoblamiento que sufren localidades como Miajadas?

Hay medidas para frenar el despoblamiento, para ello se puede potenciar que haya alquileres de viviendas vacías a un precio accesible y facilitar así que las personas puedan quedarse aquí.

¿Pactarán con alguna otra formación en caso de que sea necesario para gobernar?

Tenemos que aprender de todas aquellas personas que en años anteriores han estado dentro del Ayuntamiento. Por eso solo pactaremos con aquellas formaciones que tengan una visión parecida a la nuestra y siempre teniendo muy presente nuestro programa electoral.

¿Cuáles serán las principales propuestas de su programa?

Nosotros somos una formación que quiere potenciar los valores democráticos y por eso queremos que los consejos municipales estén abiertos a la participación ciudadana. Los problemas de los distintos sectores de la localidad tienen que tener voz y conocer cuáles son sus problemas e inquietudes, queremos apostar por un gobierno participativo que sea de la gente.

¿Qué harán durante los primeros 100 días de legislatura si se hacen con la alcaldía?

Lo primero que haríamos sería revisar la situación de empleo de la localidad y poner en marcha un convenio para los trabajadores del Ayuntamiento, que hasta ahora no se ha hecho por falta de voluntad política.

Recientemente se ha puesto en marcha una guía para conocer los recursos sociales de la localidad, ¿en qué medida ha intervenido su partido para su elaboración?

Después de años de lucha para llevarla a cabo hemos conseguido que se llevar a cabo y que los ciudadanos puedan conocer todos los recursos sociales que tienen a su disposición.

¿Cómo se puede ayudar a los agricultores desde el Ayuntamiento a aumentar los ingresos?

Para mejorar la situación del campo hay que trabajar por formar a las personas y sobre todo potenciar el tomate, de manera real y que sigamos siendo un referente nacional. El tomate significa mucho para nosotros y no basta con decir que somos la capital europea del tomate, hay que demostrarlo y por eso se debe potenciar. Además también necesitamos asfaltar calles del polígono para mejorar las condiciones de quienes viven del campo y facilitar su trabajo. Luego hay problemas que no dependen de nosotros como que el gobierno permita la importación de productos como el arroz o el tomate a precios irrisorios que hace que el agricultor local gane mucho menos dinero.