La directora Ana Orellana en el patio del CEIP Ntra. Sra. de Guadalupe, que continuará dividido para mantener las distancias en el recreo / C.G.F.

En este nuevo curso profesores y alumnos ya están familiarizados con los protocolos para luchar contra la covid

La nueva normalidad va tomando matices que recuerdan a la época anterior a la llegada del virus, como la posibilidad de recuperar algunas actividades que el año pasado no podían llevarse a cabo

Celia García
CELIA GARCÍA

Los alumnos y profesores de los centros educativos miajadeños han comenzado este nuevo curso 2021-22 con una gran diferencia respecto al pasado, y es que ya están familiarizados con los protocolos para luchar contra la covid.

Aunque también un curso que, dentro de la nueva normalidad, va tomando matices que recuerdan a la época pre-covid, como el que puedan entrar personas externas para dar charlas y actividades, y la posibilidad de realizar algunas salidas y excursiones, siempre con el correspondiente plan previo de contingencia, como explica la jefa de estudios del CEIP Nuestra Señora de Guadalupe, Victoria Campos, quien comenta que, aunque comenzaron en septiembre sin tres compañeros, el mismo día de comienzo de clases ya estaban cubiertas las plazas.

Ana Orellana, directora del centro, disfruta viendo la gran acogida que han dado sus alumnos a otros nuevos procedentes de otros centros. Además, señala que dentro de los programas de refuerzo, este año ha salido uno nuevo de Docentes de acompañamiento escolar: «Podrán solicitarlo, siempre que se cumpla con los requisitos, los niños que estén convalecientes en sus domicilios o tengan alguna enfermedad que les impida venir al colegio».

Mayor asistencia que el pasado curso

Alumnos del colegio Sagrado Corazón de Jesús y Mª Inmaculada escriben un dictado / C.G.F.

Por su parte Raquel Hernández, directora del colegio Sagrado Corazón de Jesús y Mª Inmaculada, espera que todos los niños vayan felices a clase, aunque anhela poder abrazarse pronto con ellos para que pueden expresarse con todos los sentidos: «Y seguir creciendo juntos, de la mano de nuestros alumnos y acompañando a nuestras familias».

En los cambios de protocolo con respecto al año anterior menciona que suponen poco, aunque hay que seguir abriendo las ventanas y usando mascarillas, algo fundamental puesto que saben que el problema está en los aerosoles que se emiten al hablar, toser y estornudar.

Por otro lado, se siente aliviada por la asistencia al colegio de la etnia gitana en su totalidad, aunque al mismo tiempo reconocen estar muy preocupados para que puedan seguir el ritmo del curso con normalidad, ya que el año pasado no asistieron.

José Fernández, en su primer año como director del CEIP García Siñeriz sustituyendo a Mª Teresa Pintado, sabe que tendrán que poner lo mejor de sí mismos para que todo vuelva a salir bien, siempre sin perder el espíritu que les caracteriza: «Ya nuestros alumnos y alumnas nos enseñaron el curso pasado que todo es posible y que ellos pueden lograr lo que se propongan».

Preparados para las tres modalidades de clases

Algunos pequeños del CEIP García Siñeriz se debaten entre atender a la profesora o mirar a cámara / C.G.F.

En lo que respecta al protocolo covid, ha sido actualizado a la nueva normalidad y a lo largo del curso irán informando de todas las novedades que puedan surgir. Además están trabajando en la vuelta al cole considerando las tres modalidades que se pueden dar: presencial, semi presencial y desde casa. De las familias esperan confianza y colaboración, y se muestran abiertos a cualquier duda, para «afrontar juntos el curso con optimismo y responsabilidad».

También cuentan con dos nuevos proyectos a desarrollar durante este curso, como son el Plan de Igualdad de Género y el programa aulas del futuro del futuro en Extremadura (Programa Innovated).

Los equipos directivos y los claustros de maestros están trabajando para que este curso sea lo más seguro posible, siguiendo en todo momento los protocolos y las directrices de la Consejería de Educación.

Con la lección bien aprendida, han demostrado que se puede combinar las medidas sanitarias con una enseñanza de calidad.